KURUSU ÁRA (DÍA DE LA CRUZ)

Publicado en por Guarani

REPÚBLICA DEL PARAGUAY

ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI

GUARANI, MERCOSUR ÑE’Ê TEETE

 

RECORDACIÓN DEL “KURUSU ÁRA” (DÍA DE LA CRUZ)

            Ayer, 3 de mayo, a las 16:30 horas, en el Oratorio “San Francisco de Asís” del Barrio Loma Pytâ, de Asunción; tuvo lugar la recordación del “Kurusu Ára” (Día de la Cruz). Esta actividad fue organizada por la Comisión “Aty Yvyty Pytâmegua” y contó con el apoyo del ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI. Fue coordinador del encuentro, el Mg. Fulgencio Morel Chamorro.

                Reviviendo el Kurusu Ára como una tradición que forma parte de la cultura popular paraguaya, los miembros de la Comisión, desde muy tempranas horas, se encargaron de ornamentar un costado del mencionado Oratorio. Prepararon el nicho con takuaras, cubiertas por hojas de laurel y palma. Seguidamente procedieron a atar y colgar las chipas de almidón (chipa aramirô), de mani (chipa manduvi) hechas con distintas figuras: argollas (chipa argolla), cruces, rosarios, etc. Finalmente, en medio del nicho, ubicaron la cruz. Este cuadro final, recibe en la tradición popular paraguaya, el nombre de kurusu jegua (cruz ornamentada o engalanada).

                Un grupo de Estacioneros o Pasioneros de la comunidad hizo escuchar sus cánticos lastimeros, conocidos con el nombre de purahéi asy. Finalmente, la concurrencia participó del chipa po’o que consiste en arrancar las chipas colgadas en el nicho, para ser consumidas con el exquisito cocido.- Cabe mencionar que el Kurusu Ára la gente también visita los cementerios para cambiar los paños de las cruces y rezar por los fallecidos.

                La recordación del Kurusu Ára (Día de la Cruz) viene de una antigua tradición cristiana que narra la historia de Constantino, Emperador de Roma. Se cuenta que en la costa del Danubio, el ejército Romano se aprestaba a una guerra con los Bárbaros. Los Romanos tenían un ejército muy reducido y sin posibilidades de vencer al enemigo. En la noche Constantino duerme y en su sueño ven una cruz brillante con una leyenda que decía “con este signo vencerás”. Al amanecer Constantino mandó construir la cruz que precedió al ejército Romano en la batalla. Increíblemente los Romanos lograron imponerse a los Bárbaros. A raíz de este episodio Constatino se convirtió al Cristianismo y levantó varias iglesias. Posteriormente, envió a su madre, Santa Elena, a Jerusalén a buscar la cruz de Jesucristo. Santa Elena logró hallar las tres cruces y para saber en cual de ellas se crucificó a Jesucristo decidió hacer una prueba. En efecto, ubicó a un joven muerto sobre las dos primeras cruces y no pasó nada. Cuando ubicaron al fallecido en la tercera cruz, el joven resucitó. Ese milagro había ocurrido un 3 de mayo, de ahí la celebración del Kurusu Ára o Día de la Cruz.

                Iporâ ñamombe’u heta tapicha Loma Pytâygua ijatyhague upe tupâo’ípe ohendúvo ha ohechávo umi mba’e akóinte ojejapóvajepi Kurusu Árape ko ñane retâme. Oîkuri avei umi tapicha opurahéi asýva Hesukirito jehasa asy ha España ñe’ême oñembohérava Estacionero.

 

Maitei horyvéva opavavépe

 

David Galeano Olivera (ATENEO Motenondehára)

dgo@paraway.net.py

Comentar este post