Saturday 2 march 6 02 /03 /Mar 23:55

“LA NOCHE ANTES”

DE: MARTÍN GOYCOECHEA MENÉNDEZ

“PYHARE ÁRA MBOYVEGUA”

Ohai Guaraníme: David Galeano Olivera

 Leer original (hacer clic) en (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/cerro-kora-la-noche-ant...)

Leer también en (http://dgaleanolivera.wordpress.com/cerro-kora-la-noche-antes-pyhar...)

CERRO KORA

       En medio de la calma de aquella noche de marzo, el Mariscal revistaba su ejército. Como una vaga pincelada blanca se perfilaban las líneas de los cuerpos, prolongándose en la penumbra triste y suave, llena de rumores, en los cuales parecía desleírse toda la melancolía de las almas y de las cosas.

Mariscal Francisco Solano López

       –¡Soldados del 14! – dijo el Mariscal– ¡Cuatro pasos al frente!

       Y avanzaron quince hombres, semidesnudos, con el fusil terciado, la frente altiva.

       El guerrero los contempló un momento, y luego ordenó:

       –¡Soldados del 43, a revistarse!

       Cuatro soldados se destacaron de la línea. No quedaban más. Los cuatrocientos que faltaban al regimiento dormían el buen sueño de la calma infinita en el fondo de los esteros, bajo las ruinas de los pueblos, entre los fosos de las trincheras.

       Aquellos cuatro hombres se perfilaban entre la noche, firmes, solemnes, rígidos.

       –¡Soldados del 46!– continuó el Mariscal.

       Y avanzó una sola sombra. Algo de inmenso flotaba sobre ella. Ese hombre llevaba la bandera.

       –¡Soldados del 40, a la orden de revista!– mandó aquel amo de pueblos.

       Y sólo le respondió la noche con los vagos sollozos de la selva…

       Upe jasyapy pyhare py’aguapy aja, Mburuvichapavê ojesareko iguarinikuérare. Ku ta’ânga hesakâporâ’ŷvaicha ojehecha hetemimi, ojehe’áva pytûmby heko vy’a’ŷva ha ikangývare, ka’aguy ryapu pa’ûme, omanombeguekatuhápe ohóvo tekove ha opa mba’e.

       -¡Guarini 14-ygua! – he’i Mburuvichapavê- ¡Irundy guata tenonde gotyo!

       Ha itenonde papo kuimba’e, haime ijao’ŷva, imboka ijyva ári, oñakârupíva.

       Karai ñorairôhára ojesareko hesekuéra sapy’ami, ha upéi ñe’ê pyrusúpe he’i:

       -¡Guarini 43-ygua, peñembosako’i!

       Irundy guarini ojehechauka ichupe. Ndaiporivéima ambue. Umi irundysa upe atyrusuguigua ndaiporivéima osapymijoáma hikuái umi karugua kirirî apyra’ŷva ruguáre, táva ho’apáva guy rupi, yvykua guarini ojo’ova’ekue pa’û rupi.

       Umi irundy kuimba’e iñapysê, pyhare aho’ípe, ñembo’yhápe, tovasýpe, jepytasópe.

       -¡Guarani 46-ygua!- ombojoapy Mburuvichapavê.

       Ha peteî ta’ânga iñipytûvante oñemotenonde. Peteî mba’e kakuaa oñemyatymói hi’ári. Upe kuimba’e oguereko ñane retâ poyvi.

       -¡Guarini 40-ygua, peêháma!- osapukái upe karai ha’éva heta tava ruvicha.

       Ha pyharéntema ombohovái chupe ka’aguy jahe’o asy reheve…

II

       Ante su deshilachada tienda de campaña, el Mariscal contemplaba los restos de su ejército. Sus ayudantes, silenciosos, le rodeaban, sin atreverse a aproximársele. A la distancia, allá en el seno de las frondas vecinas, un pájaro nocturno desgranaba dulcemente su rosario de arpegios. Pe hogasapy’agua ikuapáva renonde guive, Mburuvichapavê ojesareko iguarini atyrusupavê rembyremíre. Ipytyvôhára, kirirîháme, oñemo’aĝui, oja’ŷre hese. Mombyry’imi guive, yvyrakuéra pa’ûme, namombyrýiva upégui, peteî guyra pyharegua ohenduka ipurahéi ryapu he’ê asýva.

       Aquel hombre se contemplaba en ese instante, de pie ante la Historia, en la noche precursora de lo inevitable, entre el claroscuro que anunciaba el alba, el día próximo que iba a traer, con su luz, con la sonrisa de los cielos y las alegrías intensas de la vida, la caricia desoladora de la muerte, la desesperación de la última derrota, el vértigo sin límites de la postrer caída. Upe kuimba’e oma’ê ijehe upe jave, ñembo’yhápe, Tembiasakue renondépe, upe pyharépe, oguerúva hendive mba’e ojejokokuaa’ŷva, tesakâ para para aja omombe’úva ko’êti oñembojaha mbeguekatúpe, ohenonde’ávo ára pyahu oguerúva, hesakâ rupive, yvága pukavýpe ha pytuhê vy’a reheve; mano ravi’u rasyete, py’aropu ñehundi paha rehegua ha akânga’u ijapyra’ŷva je’a ivaivéva oiko jave.

       Incendiaban el alma del guerrero todas sus bravuras, sus odios, sus desesperanzas. Por su cerebro pasaba la visión de los esfuerzos que efectuara, de aquel avance fracasado, de aquella resistencia desesperada a través de las llanuras, las montañas y las selvas. Mburuvichapavê ángape ohapy umi ipy’aguasukue, hemiroyrô ha hemira’ârô’ŷ. Iñakâ rupi ohasa opaite ñeha’â ojapova’ekue, upe ñemotenonde hekomarâva’ekue, upe jepytaso guasuete ojapova’ekue ñu, yvyty ha ka’aguýre.

       No le quedaban en aquella hora ni hombres, ni fusiles, ni cañones. Sus esqueletos de regimientos estaban sin caballos, sin carabinas, y sus soldados dormitaban al pie de las lanzas clavadas en el suelo, muchas de las cuales no tenían hierros ni banderolas, porque aquellos quedaron clavados en el pecho del contrario y éstas se desflecaron con los vientos de cinco años y las pudrieron las lluvias. Upe aravópe nahembyvéima chupe guarini, mboka ha mbokapuharusu. Umi ijatyrusu niko kanguekuereíntema ha ndaikavajúi, naimbokapukúi ha umi iguarinikuéra okeparei oñembo’yhápe umi yvyrakua ykére ojekutúva yvýre, heta umíva apytépe ndoguerekovéimava kuarepotîhû ijapýrare ha ndoguerekovéimava ñane retâ poyvi, umíva opytágui umi tajasu ñande’aho’íva pyti’áre ha yvytu po arygua ombochalaipáva ha ama ombotujupáva.

       De sus conciudadanos no quedaba sino un montón informe, un harapo de pueblo, durmiendo el sueño de su desgracia, allí, entre los destruidos convoyes, bajo el frío relente del rocío. Y sobre los cuerpos tendidos en la hierba fina y suave, sentíase pasar el tenue viento nocturnal como una leve caricia. Hetâyguágui hembýva niko peteî aty hete jekuaa’ŷva, peteî táva imeĝuambaitéva, okéva teko’asy pohéipe, upépe, mba’yrumýi oñembyaipáva pa’ûme, ysapy ro’ysâ asyete guýpe. Ha tetekuéra opytu’úva ñana karape ha hu’ûva ári oñeñandu ohasárô yvytu peju, pyharegua, vaicha oporohavi’úva ohasávo.

       –Tuyutí, Estero Bellaco, Curupayty…– exclamaba el guerrero. Era la visión del pasado, del ayer inmediato, de la defensa toda aún subsistente, sin que hubieran bastado para anular la soberbia expresión de su fiereza, ni los contrastes continuos, ni las fatalidades todas, cayendo sobre sus hombros con el desplome colosal de una montaña. –Tujutî, Estero Bellaco, Kurupa’yty…- imandu’a karai ñorairôhára. Upéicha ohecha ha’e umi mba’e ohasava’ekue, kuehe ha kuehevégui hi’aĝuivéva, pysyrô pytu ogue’ŷvaguigua, ndaikatúi ombogue hovágui pe heko pochy guasuete, pe jehasa porâ ha jehasa vai ojopyruva’ekue ha upéicha avei opaite po’a’ŷ, ho’áva hikuái ijati’y ári ku yvytyrusu pohyikue ojeityramoguáicha hi’ári.

       ¡Y aquel señor de naciones, a quien concluían de hostigar sus mismos hermanos en la raza, dentro del cerco de hierro en que le envolvían; aquel amo de pueblos, ante cuyo camino se prosternaban las multitudes, como ante el paso de un dios; aquel guerrero cuya espada se aprestaba a describir bajo los cielos la elíptica sangrienta, entre cuyos términos iba a rimarse el último canto de la epopeya, se sintió inmenso porque se sintió la Patria! Ha pe tetâita ruvicha, ipehênguevoi ojaheipaháva hese, omongora jetu’úva hikuái chupe; pe tavaita rendota hapépe oguerekóva hetaiterei hetâygua oñesûva henondépe ohayhúgui chupe, ku Tupâ ohasaramoguáicha henonde rupi; pe ñorâirohára ikysepukúpe, tuguýpe, yvagapýpe ohaítava peteî mba’e rechapyrâ; oñemboguapýtava ipy’aguasúva purahéipe, iñe’êpujojáva; añetehápe, upe jave, ha’e oñeñandu tuvichárô oñandúgui ipype oñemopeteîha hetâ.     

III

       Y la visión del éxodo de su pueblo también cruzó por su mente. Por caminos tristes y polvorientos veía marchar, como en los pasados días, aquella larga columna de desolación y de miseria, moviéndose lentamente bajo la caricia de fuego de los soles estivales, marchando en pos de la desesperación, de la derrota y de la muerte. Ha hetâygua guata pukuete ohasa avei iñakâre. Tape henyhêva vy’a’ŷ ha yvytîmbógui, oguatahague rupi, ára upe mboyveguápe, pe tysýi pukuete hova pore’ỹva ha ijehasa’asyetéva, oku’éva mbegue kane’ô kuarahy aku pytu guýpe, guata ohóva py’aropu, po’a’ỹ ha mano rapére.

       Era un largo y doliente desfile de siluetas blancas; blancuras de guiñapos sobre palideces de carnes corroídas por el hambre; blancuras de muerte sobre rostros en los cuales agonizaban las más dulces y rojas rosas de la juventud; albas livideces impresas en frentes impúberes por los más hondos sufrimientos; blancuras de niños muertos sobre el pecho exhausto y flácido, que se negaba a derramar una gota de la generosa leche de la madre; nieves tempranas sobre cabezas que ayer mismo ostentaban esa aureola primaveral formada sobre las sienes por la comba del rizo negro o la voluta del bucle rubio. Peva niko va’ekue peteî guata puku ha hekorasýva hetavehápe tekove ra’ânga morotîmimi, ku morotî ao sorokuemiguigua ombo’aóva to’o ijaku’ipáva vare’águi, ku morotì manoguigua ojehecháva maymáva rováre ojukambeguekatúva mitârusu reko re’ê asýva ha orekóva yvoty pytâ pyahu pytu; mitârusu rova morotî ha’éva jehasa asy rapykuere; ku morotî mitâmimi omanova’ekue itúva jyva ári sa’y, hete kane’ô kangýva, noñohêséiva -michîmínte jepe- isy marangatu kambykuemi; oñemoakâ’apatîva ha ndahi’aréi peve oguerekóva akâremirendy opiro’ýva ojehe’áva akârague hû ijapesŷiva rehe térâ akârague sa’yju iñapopê’asýva rehe.

       Hombres veía, tambaleantes sobre el camino, como borrachos por el hambre. Tenían grandes ojos dilatados mirando hacia los cielos, ojos sonámbulos, percibidores al acaso de quién sabe qué visiones de paz, de hondo descanso más allá del horizonte y aún más allá de la existencia misma. Ohecha kuimba’eita, ho’a ha opu’âva upe tapére, vaicha ku oka’úva hikuái vare’águi. Hesapo guasu hikuái ha ojesareko yvágare, hesakuéra ojogua umi ikeraguatáva resápe, ohechamombyrýva oimépoku mba’eichagua py’aguapýpa, oñandúva pytu’u ipypukúva ha ojepysóva ñande resa ohechaha peve ha amo gotyove ha ohecháva tekove apyra’ŷgui amo gotyove.

       Miraba caer ancianas con la frente sobre el polvo, entregándose a la eternidad sin un solo gesto, sin un solo estremecimiento; mientras que pequeños agonizantes llenaban los aires con sus vagidos desesperados, última protesta de la vida contra la infecundidad del destino y la esterilidad nauseabunda de la tumba. Ohecha mba’éichapa ĝuaiĝuimimi ho’a ha ombota isyva yvytîmbóre, oñeme’êvo tekotapiaitépe he’i’ŷre mba’eve, osysyi’ŷre; mitâmimi omyenyhê aja upe tenda tasêsorógui, ha’éva ñembyasy paha peichagua teko ñemoña’ŷvére ha tyvyty tujukue ryakuâ potîpyrére.

       Entre compactos grupos de mujeres, veía llegar a los heridos, a los moribundos, a aquellos a quienes la suprema insondable roía con su único e implacable diente. Algunos, tirados sobre carros desvencijados, clamoreaban sin término y sin consuelo; otros, con sus carnes carcomidas por el abandono, exhibían al aire libre las más asquerosas muecas de la infelicidad humana; varios, agitaban lentamente sus manos, cual si persiguieran la forma de una visión desvanecida entre sus dedos. Kuñaita oguatáva ojo’aripa apytépe ohecha oĝuahê jave umi ojejapiva’eke, umi omanombotáva ha umi tapicha chupekuéra oikarâiva apyra’ŷ jarýi hâi peteîme ha hapykuere rasyetévape. Oî, karréta kelembumi guive, ohendukáva ipy’arasy tyre’ŷmi; ambue katu, ohechaukáva hete rembyremi ha’éva avei pore’ŷ rembi’u ha oñondivepa ohechauka hikuái, ko yvága guýpe, vy’a’ŷ paha ha’ânga tyaíva; heta oî ijapytepekuéra mbeguekatumi ohupíva ipo ñaimo’â ku ojapyhyséva ikuâmimíme upe kepegua porâite oguéva ohóvo hesa renondégui.

       Y aquello era el crimen de que se le acusaba, el gran delito de caer con todo su pueblo, de sumirlo en su fosa, de arrastrarlo en su caída de coloso herido y hostigado a la profundidad del abismo en que él mismo se tumbaba, en el vértigo de esa parábola inmensa, cuyo término fatal tenía que ser la trágica hediondez de un sudario. Ha upéva niko kuri pe mba’e vaiete ijati’y ári omboguapýva umi ohayhu’ŷva chupe, ñemotî guasu ha’e ohasáva ho’ahaguére hetâygua ndive, ho’águi yvykua pypukúvape, ombotyryhaguére umi hapichápe hendive ha ha’e, ku tuichaitéva, ho’áre ha ha’evoi ojeitýre, hete meĝuáre, yvykua ndepypukuetévape, ojepoihápe ñe’êngue ñemi akânga’úpe, yvykua opáva manóme ha orekóva omanóva ao ryakuângue pyti’u.

       Entonces, en esos ojos que no habían llorado jamás, profundos ojos pardos que contemplaron impasibles el ataque, el incendio y la derrota, brilló una lágrima, como un último esplendor de sol languideciente sobre el fondo cobrizo de un ocaso. Upérô, umi hesa araka’eve ndahesayiva’ekue, tesa sa’y apatîva ohechava’ekue, kirirîme, ñanderehegua’ŷ ojeitýrô py’arôpe iguarinikuéra ári, oñemyendýrô tata ñane retâyguáre ha itenondérôguare ñanderehe; umi heságui opu tesay, ku kuarahy kangy hesakâguasu paharamoguáicha amo kuarahy reikévo, ka’arupytû aho’ípe.

       Y la larga columna de desesperación y de miserias seguía marchando lentamente, sobre el camino calcinado por el sol, envuelta en sus blancos guiñapos, entre los bosques floridos, bajo la serenidad impasible del espacio. Ha pe tysýi pukuete henyhêva mba’embyasy ha teko’asýgui oguatánte ohóvo mbeguekatumi, tape kuarahy ojopéva rupi, oñemamáva ao sorokuemi isa’y morotîvape, ka’aguay ipotypáva rupi, ára rovasyete guy rupi.

IV

       Llegaba el día. Y ante el ejército que se aprestaba a la pelea, el Mariscal saludó por última vez el estandarte, entre tanto que el Aquidabán mugía a la distancia entre sus rocas centenarias, como si llevara a los mares lejanos y rumorosos el alarido de protesta con que se desplomaban un ideal, una patria y una raza. Iñapysê mbeguekatu ko’ê. Ha iguarinikuéra renondépe, oñembosako’ímava oñorairôhaguáicha, Mburuvichapavê oñakâity paha ñane retâ poyvípe, upe aja Aguidabán, namombyrýiva upégui, otororô ohasávo itaita apyte rupi, ku ogueraharamoguáicha para mombyryguápe ha hi’yrasêvape, umi ñe’êrasyete omombe’úva oĝuahêhague ipahápe peteî temiandu, peteî tetâ ha peteî teko.


 

ooo000ooo

 

Leer MCAL LÓPEZ, GUARANÍME en (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/mcal-l-pez-guaran-me-el...)

 

Leer EL ADN PARAGUAYO – 1867: CAXIAS DESCRIBE Y ALABA AL PARAGUAYO, Y RENUNCIA en (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/el-adn-paraguayo-1867-c...)

 

Leer FUE PRESENTADO EL LIBRO “AL RESCATE DEL CAÑON CRISTIANO” en (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/libro-al-rescate-del-canon)

 

Ver PALABRAS DEL MCAL. LÓPEZ en (http://www.youtube.com/watch?v=qrEu_Zg_a8g)

Por Guarani
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Wednesday 27 february 3 27 /02 /Feb 01:11

REPÚBLICA DEL PARAGUAY

ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI

GUARANI, MERCOSUR ÑE’Ê TEETE

EL PA’I JOSÉ FERNÁNDEZ EN EL ATENEO

Leer original (hacer clic) en (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/el-pa-i-jos-fern-ndez-e...)

Leer también en (http://dgaleanolivera.wordpress.com/el-pai-jose-fernandez-en-el-ate...)

            El martes 26 de febrero de 2013, a las 10 horas, visitó el ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI el apreciado PADRE JOSÉ DELRROSARIO FERNÁNDEZ BRIZUELA, siendo recibido por David Galeano Olivera, Director General del ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI.

Pa'i José Delrrosario Fernández Brizuela

            Pa’i José Delrrosario Fernández Brizuela heñoiva’ekue ára 9 jasyapy ary 1957-pe, Tevikuarymi, Táva San Juan Nepomuceno-pe, oîva Tetâpehê Ka’asapa, Paraguay retâme. Upépe oike mbo’ehaópe mbo’esyry peteîháme ha upéi ohopa ipehênguekuéra ndive Yvyvo Tava’ípe ha upégui ou Enrramadíta mbo’ehaópe mbo’esyry mokôiha ha mbohapyhápe. Upéi oho San Carlos-pe oike mbo’esyry irundy ha pohápe. Ikaria’yriréma ojapo mbo’esyry poteîha, Tava’ípe. Ary 1982-pe oike Seminario Menor-pe, Táva Villarrica-pe ha upégui oike mbo’ehao Centro Regional Natalicio Talavera-pe. Ary 1982-pe oike Seminario Mayor Nacional-pe, Táva Paraguaýpe, oñehekombo’ehaguépe pa’irâ ha upekuévo avei Guarani ñe’ême. Upépe omoĝuahê ijapýpe iñemoarandu ary 1992-pe. Oiko ichugui Pa’i ára 29 jasypo ary 1993-pe, Tupâo Virgen de la Mercédepe ha ombo’aje chupe Avare Guasu Sebelio Peralta. Upeguive omyasâi Ñandejára ñe’ê heta táva rupi ha ramove oîkuri ko’âvape: Iturbe, Santa Rosa del Aguaray ha General Aquino-pe. Ko’áĝa ojevy Villarrica-pe.

David Galeano Olivera ha Pa'i José Fernández, Guarani Rógape

            El Padre Fernández -Guarani hablante de nacimiento- estando en el Seminario Mayor Nacional, en Asunción, realizó el Curso de Profesorado de Lengua Guarani. Desde hace muchos años es también miembro del ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI. Habitualmente realiza sus oficios religiosos en Idioma Guarani, sabiendo que es la lengua cotidiana de la mayoría. El Pa’i José Fernández publicó el libro Tava’i, en el año 2005, como parte de la Serie ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI. En dicha obra él rescata la historia, paisajes, personajes, tradiciones, costumbres, etc de ese antiguo y alejado pueblo paraguayo, ubicado en el Departamento de Ka’asapa. Cabe destacar que el libro Tava’i del Pa’i José es el primero, escrito totalmente en Guarani, alojado en Vikipetâ – Wikipedia Guarani, gracias a Sarunas Simkus (editor de Wikipedia) y puede leerse en (http://gn.wikipedia.org/wiki/Tava%27i)

            ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI rérape rome’ê ore jehechakuaa Pa’i José Delrrosario Fernández Brizuela-pe akóinte ohechaukáre imborayhu Guarani ñe’ê ha ñande rekóre.

           Maitei horyvéva opavavépe

David Galeano Olivera,

ATENEO Motenondehára

davidgaleanoolivera@gmail.com

ateneoguarani@tigo.com.py

 

ooo000ooo

 

Leer más sobre TAVA’I en (http://es.wikipedia.org/wiki/Tava%C3%AD_%28Paraguay%29)

 

Por Guarani
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Monday 25 february 1 25 /02 /Feb 04:13

VÍCTOR HUGO, GUARANÍME

Ohai: David Galeano Olivera

Leer original (hacer clic) en (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/v-ctor-hugo-guaran-me-k...)

Leer también en (http://dgaleanolivera.wordpress.com/victor-hugo-guaranime-kuimbae-h...)

            Su nombre completo es Víctor Marie Hugo, nació el día 26 de febrero del año 1802, en Besanzón, Francia. Su padre fue Joseph Leopold Sigisbert Hugo y su madre Sophie Trebuchet. Víctor pasó tu infancia en Paris y también en Madrid y Nápoles. Luego, su madre se separó de su padre y se relacionó con Victor Lahorie, su nuevo amor. Muy joven, hacia el año 1815, Víctor Hugo empezó a escribir sus primeros versos (Cuaderno de versos francés). Era autodidacta, su madre y hermanos se encargaban de revisar sus obras. Es considerado como uno de los escritores más importantes en Lengua Francesa. Hera tee niko Víctor Marie Hugo, heñóikuri ára 26 jasykôi ary 1802-pe, Besanzón, Francia retâme. Itúva herava’ekue Joseph Leopold Sigisbert Hugo ha isýkatu Sophie Trebuchet. Imitâme Víctor oikókuri París-pe ha upéicha avei Madrid ha Napoles-pe. Upéi, isy oheja itúvape ha oikókuri Víctor Lahorie ndive, imborayhujára pyahu. Imitârusúpe, ary 1815 rupi, Víctor Hugo ohaiñepyrûkuri iñe’êpoty ypykue (Francés ñe’êpoty ryru). Oñehekombo’e ijehegui, isy ha ijoyke’ykuéra oha’â hikuái umi hembiapokue. Oje’e hese oîha umi haihára ikatupyryvéva apytépe francés ñe’ême.

Víctor Hugo (1802 - 1885)

            Los escritos de Víctor Hugo abarcaron todos los géneros hasta los discursos políticos. Poeta, dramaturgo pero sobre todo hombre comprometido con la realidad social de su tiempo. Sus obras renovaron la literatura francesa. La defensa de sus ideas motivaron su exilio por casi veinte años (1852 - 1870). Algunas de sus obras más importantes son “Odas y Baladas (1826)”, “Nuestra Señora de París (1831)”, “Las hojas de otoño (1832)”, “Los castigos (1853)”, “Las contemplaciones (1856)”, “La leyenda de los siglos (1859 y 1877)” y “Los miserables (1862)”. Víctor Hugo rembiapokue apytépe jajuhukuaa opaichagua haipyre, polítikaguigua ñe’êsyry jepe. Ñe’êpapára, ñoha’ângahaihára ohechakuaa ha oñandupypukúva hetâygua remikotevê. Umi hembiapo ombopyahu Francia ñe’êporâhaipyre. Oikohague rupi oipysyròmbaretékuri hemiandu ha upe mba’ére oñemosêva’ekue hetâgui haimete mokôipa ary (1852 – 1870). Umi hembiapokue ojekuaavéva apytépe oî “Odas y Baladas (1826)”, “Nuestra Señora de París (1831)”, “Las hojas de otoño (1832)”, “Los castigos (1853)”, “Las contemplaciones (1856)”, “La leyenda de los siglos (1859 ha 1877)” ha “Los miserables (1862)”.

            Víctor Hugo falleció en la Ciudad de París, el día 22 de mayo del año 1885. Fue sepultado en el Panteón de Paris, el día 1 de junio del año 1885 con el acompañamiento de dos millones de personas que le rindieron un gran homenaje. Víctor Hugo omanókuri Táva París-pe, ára 22 jasypo ary 1885-pe. Oñeñotŷkuri Panteón de París-pe, ára 1 jasypoteî ary 1885-pe ha upérô omoirûpahákuri chupe mokôi sua tapicha ohechakuaa ha omomba’eguasúva hekove.

 

ooo000ooo

 

EL HOMBRE Y LA MUJER

De: Víctor Hugo

KUIMBA’E HA KUÑA

Ombohasa Guaraníme: David Galeano Olivera

 

El hombre es la más elevada de las criaturas, La mujer el más sublime de los ideales

Kuimba’e niko Tupâ remimoîngue tuichavéva, kuña katu temimo’â imarangatuvéva

 

Dios hizo para el hombre un trono; para la mujer, un altar, el trono exalta, el altar santifica

Tupâ niko ojapókuri kuimba’épe peteî apykaruvicha; ha kuñáme katu peteî tendakatu, apykaruvicha ombotuicha, tendakatu omomarangatu

 

El hombre es el cerebro; la mujer, el corazón, el cerebro produce Luz; el corazón, amor; la Luz fecunda; el amor, resucita

Kuimba’e niko apytu’û, kuña katu ñe’â, apytu’ûme heñói tesape, ñe’âme, mborayhu; tesape omoñemoña; mborayhu, oporomoingovejey

 

El hombre es el genio; la mujer, el ángel, el genio inconmensurable; el ángel, indefinible

Kuimba’e niko tekovepaje; kuña katu tupâremimbou, tekovepaje ijapyra’ŷ; tupâremimbou mba’ekuaaporâ’ŷ

 

La inspiración del hombre es la suprema gloria; la inspiración de la mujer, la virtud extrema; la gloria traduce grandeza, la virtud traduce divinidad

Kuimba’e py’ara’â niko verapy guasu; kuña py’ara’â katu, tekokatu paha; verapy oñanduka py’aguasu, tekokatu oñanduka Tupâ pytu

 

El hombre tiene la supremacía; la mujer, la preferencia, la supremacía representa la fuerza, la preferencia representa el derecho

Kuimba’e niko oguereko pokatu; kuña katu oñembojeroviave, pokatu he’ise pu’aka, ñembojeroviave he’ise teko’ajete

 

El hombre es fuerte por la razón, la mujer es invencible por las lágrimas, la razón convence, las lágrimas conmueven

Kuimba’e niko imbarete iñakângeta rupive, kuña katu imbareteve hesay rupi, akângeta ome’ê jerovia, tesay opoko ñane korasô sâre

 

El hombre es capaz de todos los heroísmos; la mujer, de todos los martirios, el heroísmo ennoblece, el martirio sublima

Kuimba’e niko ipy’aguasueterei; kuña katu ohasakuaa opaite jejahéire, py’aguasu ñanemongakuaa, jejahéi ñanemoambuekatu

 

El hombre es el código, la mujer el evangelio, el código corrige, el evangelio perfecciona

Kuimba’e niko tekovoña, kuña katu ñe’êngatu; tekovoña omyatyrô, ñe’êngatu ohupytyka aguyje

 

El hombre es un templo; la mujer, un sagrario; ante el templo nos descubrimos, ante el sagrario, nos arrodillamos

Kuimba’e niko opy; kuña katu, tupârenda; opýpe jajechauka, Tupâ renondépe, ñañesû

 

El hombre piensa, la mujer sueña, pensar es tener cerebro, soñar es tener en la frente una aureola

Kuimba’e niko oñepy’amongeta, kuña katu ikerayvoty, py’amongeta he’ise jarekoha akârupa, kerayvoty he’ise jarekoha temirendy ñane akâ jerére

 

El hombre es un océano, la mujer, un lago; el mar tiene la perla que embelesa, el lago tiene la poesía que deslumbra

Kuimba’e niko peteî para, kuña katu yrupa; para oguereko itaveratî ñanembojurujáiva, yrupa oguereko ñe’êpoty ñanemboresahóva

 

El hombre es un águila que vuela, la mujer, el ruiseñor que canta, volar es dominar el espacio, cantar es conquistar el alma

Kuimba’e niko peteî taguato ovevéva, kuña katu masakaragua’i opurahéiva, veve rupive ñañemomba’e arapýre, purahéi rupive ñañemomba’e angamimíre

 

El hombre posee un faro, la conciencia; la mujer tiene la estrella, la esperanza, el faro guía, la esperanza salva

Kuimba’e niko oguereko tesapeha, ha’éva tekopytee; kuña katu oguereko mbyja, ha’éva temira’ârô; tesapeha oporosâmbyhy, temira’ârô oporopysyrô

 

En fín, el hombre está colocado donde termina la tierra, la mujer, donde comienza el cielo...

Ipahápe, kuimba’e niko oñembo’y yvóra opahápe, kuña katu, yvága oñepyrûháme

 

 

Por Guarani
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Sunday 24 february 7 24 /02 /Feb 03:25

24 JASYKÔI: KUÑA PARAGUÁY ÁRA - 24 DE FEBRERO: DÍA DE LA MUJER PARAGUAYA
Ohai: David Galeano Olivera

Leer original (hacer clic) en (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/24-de-febrero-kuna-para...)

Leer también en (http://dgaleanolivera.wordpress.com/24-de-febrero-kuna-paraguay-ara...)

        Kuña Paraguáy Ára niko ñanemomandu’a peteî mba’e ndetuichapajepéva oikova’ekue 24 jasykôi 1867 jave. Upérô jeko ijatýkuri Paraguaýpe, Plaza de Mayo-pe, Amandaje Guasúpe, kuñaita Paraguay ha okarayguáva, imboriahu ha ipirapirehetáva, iñarandu ha iñarandu’íva, oñemongetávo hikuái mba’éichapa ha’ekuéra ikatúne oipytyvô ñane retâme oîva’ekue upérô Ñorairô Guasúpe. El Día de la Mujer Paraguaya evoca la celebración de la Primera Asamblea Americana de Mujeres. Un 24 de febrero de 1867, en la Plaza de Mayo de Asunción, se reunieron mujeres de la capital y el interior del país, de todas las clases sociales; todas con una misma finalidad, la de cooperar con la salvación de la patria, inmersa en la Guerra contra la Triple Alianza.



        Pe amandaje rire, oikojeýkuri peteî aty 10 jasypoapy 1867 jave. Upérô kuñakarai Escolástica Barrios de Gill ojapojeýkuri peteî Kuña Paraguay Aty oîhaguépe 30 kuña, ome’êva’ekue ijeguaka (kuâiru, mbo’y, namichâi) hepykuére oñepytyvô haĝua ñane retâme upe ñorâiro guasu aja. Ko mba’e guasuete niko herakuâ ha kuña oîháicha ñane retâme ogueropojái avei imba’erepy ñane retâme reraitépe. Esta Asamblea, fue el preludio de otra reunión histórica: la de las Damas de la Asunción. En efecto, Doña Escolástica Barrios de Gill, reunió el 10 de Agosto de 1867, a 30 mujeres, quienes donaron sus joyas y alhajas para ayudar en la financiación de la causa que sostenía el Paraguay. El anuncio de este gesto de desprendimiento, hizo que cientos de mujeres de todo el país se sumaran a la donación.

       Kuñakarai katupyry Idalia Flores de Zarza niko upe ojerureva’ekue 24 jasykóigui oiko haĝua Kuña Paraguáy Ára. Oñemoîkuri ijykére pe mba’ejerurépe kuañakarai katupyry Carmen Casco de Lara Castro oîva’ekue upérô ñane retâ Amandaje Guasúpe. Upe arýpe, 1974, Naciones Unidas ogueromandu’ákuri avei Kuña Tetâitagua Ary. La moción de declarar el 24 de febrero "Día de la Mujer Paraguaya" surgió de la iniciativa de la historiadora, Dra. Idalia Flores de Zarza; quien encontró la solidaria adhesión de la señora Carmen Casco de Lara Castro, quien presentó el proyecto de ley en la Cámara de Diputados, el mismo año que las Naciones Unidas celebraba el Año Internacional de la Mujer, en 1974.

       6 Jasypakôi 1974 jave, kuña ha kuimba’e oîva tetâ rérape Amandaje Guasúpe omoneíkuri upe Léi ha Tetâ ruvicha omboajékuri. Upe Léi 498 osêkuri 18 jasypakôi ha upépe he’i: “Oñemboaje 24 jasykôi ha’eha Kuña Paraguáy Ára, ojegueromandu’ávo Amérika Kuñaita Aty Peteîha, oñembyatyva’ekue Paraguaýpe upe ára, ary 1867 jave, oipytyvô haĝua ñane retâme”. El 6 de diciembre de 1974, la Ley fue sancionada por unanimidad de ambas Cámaras del Congreso y luego fue promulgada por Decreto. La ley 498 del 18 de diciembre instituye el Día de la Mujer Paraguaya. La parte resolutiva dice en su artículo primero: "Declarase Día de la Mujer paraguaya, el 24 de febrero, aniversario de la Primera Asamblea Americana de Mujeres, reunida en Asunción ese día de 1867, con el propósito de contribuir a la defensa de la patria".

KUÑA PARAGUÁY OPYTÁMAVA MANDU’ARÂME
MUJERES PARAGUAYAS EN EL RECUERDO

Kuñakaraikuéra oipyhyva’ekue jeguaka hapicha kuñágui, upe 10 jasypoapy 1867 jave. Mujeres receptoras de las joyas, aquel 10 de agosto de 1867


        Escolástica Barrios de Gill, Josefa Antonia Carrillo de Escalada, Ana Josefa Mora de Haedo, Antonia Alcorta de Talavera, Carmen Palacios, Tomasa Bedoya de Fernández, Rosa Escalada de Goiburú, Felipa Molinas, Rosalía Mazó de Chirife, Rosa Aquino, Mercedes Ibarra ha Trinidad Calonga de Espínola.

Ome’êva’ekue ijeguaka. Donantes de joyas

       Escolástica Barrios de Gill, Elisa Alicia Lynch, Clara Escato de Goiburú, Rafaela Carrillo López de Bedoya; Rosario Escobar, Gregoria Escobar, Marta Machaín, Bárbara Machaín de Haedo, Concepción Galeano, Rosalía Mazó de Chirife, Ramona Insfrán de Codas, Eneida Peña de Molinas, Dolores Vázquez de Acosta ha imemby Basilicia, Cecilia, Rosa Cándida ha Valeriana; upéicha avei, Olivia Zárate de Zárate.


       Umi kuña okaraygua ome’êva’ekue ijeguaka apytépe oî: Ninfa Centurión de Villar, Segunda Espínola de Irrazábal, María del Socorro Yegros ha Juana Francisca Ramírez ouva’ekue Hyatýgui. Ky’ỹindýgui ouva’ekue katu ko’âva: Rosa Agustina Quiñónez de Ramírez, Antonia Lovera de Ramírez, Saturnina Cárdenas de Cáceres, Isabel Samaniego, Francisca Sosa, Anselma Flores, Genoveva Recalde, Epifania Lataza, Asunción Bogado ha Tomasa Recalde. Táva Villarricaygua katu kuñakarai Ramona Insfrán de Codas, Benita Olasaga de García, Dolores Larramendi de Queirolo, Asunción Marecos de Benítez, Simeona González de Brizuela ha Coronada Figueredo de Espínola. San Pedro del Ykuamandyjúgui ouva’ekue ome’êvo ijeguaka katu: Rosa Alvarez de Valiente, Casimira Roa de Ríos, María del Rosario Valiente ha Natividad Bernal de Aguiar.


       Umi kuña ndoguerekóiva jeguaka katu ome’êkuri karreta henyhêva temitỹnguégui (kurapepê, avati, mandi’o). Umíva apytépe oîkuri: Nieves Martínez térâ kuñakarai Walda Paredes oikóva Kapiatápe. Pirajúgui ouva’ekue katu: Dominga Simbrón de Méndez, Susana Caballero de Báez, Pilar Caballero de Maldonado, María Laura de Aquino haMaría Telesfora Urbieta.


       Ko’â kuña apytépe oîkuri ipojeravéva ha upehaguére ñane retâ sâmbyhyhára ome’êkuri chupekuéra jopói hérava Gran Cruz de la Orden Nacional del Mérito. Umíva apytépe oî kuñakarai Cristina Talavera de Alarcón ha kuñakarai Atanasia Escato.

       Tomasa Bedoya de Fernández ha Micaela Talavera-pe niko ojeporavókuri ome’ê haĝua Tetâ sâmbyhyharakuérape umi jeguaka oñemono’ôvakue. Ha’ekuéra omoĝuahê avei aipo Aranduka Itaju (Libro de Oro), oñemboguapyhaguépe máva mávapa umi kuña oipytyvôva’ekue ha mba’é ome’êkuri ñane retâ pytyvôrâ.

       Kuñakarai Teresa Silva de Lamas he’iva’ekue, ikorasô ipópe: “Che ména ojejukáma ko Ñorairô Guasúpe, péicha avei heta che rembiayhu jára omanónte avei. Mokôi mba’éntema niko hemby chéve: che membymimi ha ko’â che jeguakakuéra. Ko’â mitâmimi, ha’éva umi chemoingovéva, name’êmo’âi peême; áĝakatu ame’êmbaitéta che retâme ko’â che jeguaka ani haĝua ho’â ñane retâ poyvi”.


       Opa ko’â mba’e rehe ñanemandu’ávo pe ñane korasô oryrýi ha ndaikatúi jajoko tesay. Ko’â mba’e rupive jahechakuaa ha ñamomba’eguasuva’erâ Kuña Paraguáy rekove ha rembiasa.

¡Heta vy’apavê Kuña Paraguáype hi’árape!

ooo000ooo

KUÑA MBORIAHU

Ohai: David Galeano Olivera

I

Asaje pyte

Kuarahy ojope

Ahecha reju

Guata kane’ôme

Remyaña rejúvo

Ne mba’yrumi

Ha remono’ô

Nde rapépe oîva

Kuatiamimi ha ambue mba’e

Remoinge nde po

Rejepovyvy

Jahechápa ytýgui

Nereguenohêi

mba’erepymi

Asaje pyte

Kuarahy ojope

Ahecha reju

II

Kuña mboriahu

Tupâ rembiguái

Ndaipo’aietéva

Haime pynandi

Ao rembyre

Rete kane’ô

Ohechaukapáma

Nemboriahuha.

Mokôi ne memby

Nde rapykuerépe

Oguata kangy

Ndoikuaaiete

Ndererekoiha hi’upyrâmi

Imba’erâkuéra

Kuña mboriahu

Tupâ rembiguái

Ndaipo’aietéva

III

Kuña imena’ŷva

Ndéniko ha’e

Kuña kuimba’e

Voi asyete

Py’a nandimíre

Resê ne tapŷigui

Tembi’u rekávo

Mba’éreiko péicha

Tupâ Ñandejára

Hesarái ndehegui

Kuña imena’ŷva

Ndéniko ha’e

Kuña kuimba’e

IV

Mba’éreiko péicha

Tupâ, Tupâsy

Penderesarái

Kuña ha’evégui

Mba’épa oime

Ojapovaíva

Ha upehaguetére

Upe kuñami

Oiko asyete

Ajepy’apy ha añeporandu

Péichapa Tupâ ha isy

Oity ipochykue

Kuña mboriahúre

Mba’éreiko péicha

Tupâ, Tupâsy

Penderesarái

Kuña ha’evégui

 

Por Guarani
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Saturday 23 february 6 23 /02 /Feb 21:50

TERERE, GUARANÍME

Ohai: David Galeano Olivera

Leer original (hacer clic) en (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/terere-guaran-me)

Leer también en (http://dgaleanolivera.wordpress.com/terere-guaranime/)

       “Jatererépy”, “ejúpy jaterere”, “jahápy ja’u terere”, “japytu’umína ha jaterere” péicha oiko ñehenói terererâ.

Karai Víctor Insfrán ho'uka terere hemiarirôme

       Terere niko peteî mbopiro’yha ñanemba’etéva, ymaite guive, ko’áĝa ha tapiaite ñanemoirûva ñane retâ tuichakue javeve. Péicha avei paraguayo ha paraguaya oho jave ambue tetâ rupi katuete ogueraha hendive itereremi. Váicha ku terere’ŷre noîmbaivoi.

       Hasynunga jajuhu haĝua peteîmínte jepe ñane retâygua oikuaa’ŷva mba’épa terere térâ mba’éichapa ojejapo.

       Arahaku ha araro’ýpe, arakue ha pyharekue terere omoirû maymavaitépe.

       Terere niko ho’u tavaguasuygua ha okaraygua, ikatéva ha ichapîva, iñarandúva ha itavýva, ipirapirehetáva ha imboriahúva; mitâ, mitârusu, kakuaa ha hi’aremivéva.

       Terere je’úpe oî tekojoja. Opavavéva ñandeja ha’e oîháme. Terere niko ñane angirû ijojaha’ŷva ha ñanderayhurakate’ŷva. Terere oñongatu ñane rembikuaa, ñane rembiasa, ñane remiandu, ñane rembipota ha ñane remimbyasy. Terere ñandekuaa porâ ha ñande ichupe.

       Terere niko ñande rekoha pytu, ñande rekoha pehê, ipype oî y, ka’a ha opaichagua pohâ ñana ha’éva Ñande Ru remimoîngue ha’éva ko arapy apohare.

       Ñane ramói ha ñande jarýi oikuaauka terere ñande ru ha ñande sýpe, ha’ekuéra ombohasa ñandéve ha ñande jaikuaaukajey ñane ñemoñarépe. Pevarâ natekotevêi jaha mbo’ehaópe ha natekotevêi ñamoñe’ê aranduka.

       Terere niko héra Guarani ha upévare ipaje, imbarete, imarangatu, hosâ ha tuicha ipu’aka. Terere ohechuaka Guarani reko.

       Terere niko ñanembyaty, ñanembojoaju, ñanemo’aĝuive ñande rapicháre ha hi’arigua ñanembopytu’u, ñanembopy’arory, ñanembopuka, ñanemboretia’e ha omoheñói vy’a ñane ñe’âme.

       Terere ombohasa tovasy, tovapuku, pochy, py’arô, py’atarova, ñeko’ôi, pirevai, ay ha kaigue.

       Terere jerépe ijapaite: pukarâ, káso ñemombe’u, mbarakapu ha purahéi.

       Y ro’ysâmi ha ka’a jaguerekóma guive jaguerekóma avei terere.

       Ogapy térâ mba’apohápe oiko terere jere.

       Kokû, kapi’ikatî, parapara’i, menta’i, santa lucía morotî, limô, aguakáte rogue ha ambuéva rykuere ojehe’a y ro’ysâre ha jaipytévo ombopiro’y ha omohesâi ñande rete.

       Oîvoi oguerekóva hembipuru apytépe peteî angu’a’i oipurúva ára ha ára ojoso haĝua pohâ ro’ysâ iñasâiva óga jerere.

       Oî avei terere rupa ha’éva tembi’umi terere mboyvegua. Rora kyra, revíro, chipa, fariña kyra, tortilla mandi’omíre téra empanada ŷrô mortadela-mi. Avei tembi’u ko’êngue ojekuaavéva ype rovápe. Asaje katu, jekaru mboyve, oî terere jopy.

       Kuarahy resê ha kuarahy reikévo, yvatévo ha yvy gotyo, reĝuahê reĝuahêhápe ko ñane retâme, rejuhúta katuete peteî tapicha pukavýpe nemomaiteíva tereremíre.

       Mitâ térâ imitâvéva oitykua ha kakuaáva oipyte sogue sogue ohóvo.

       Mángo guy térâ óga pepo guýpe, apykapuku ári térâ ñembo’yhápe, kuarahy pytû hakuve jave térâ yvytu piro’y pejúpe, oiko terere je’u.

       Otereréva ndo’úi peteî, otereréva niko ho’u heta ha are. Otereréva ndaikatúi ipy’araĝe, ipy’aguapyva’erâ.

       Terere niko ñanemba’e teete. Hese’ŷ ndaikatúi jaiko. Hese’ŷ ñane ndaha’ei paraguayo. Hese’ŷ kóva ndaha’eichéne ñane retâ…

 

ooo000ooo

 

Ehendusérô TERERE JERE, Ino Méndez mba’e, opurahéiva Los Alfonso; ehesakutu ko’ápe (http://www.youtube.com/watch?v=6nuWj6pXRc8&feature=youtu.be)

 

TERERE JERE

Ino Méndez mba’e

 

Pyharevete ko ñane retâme

Kuarahy omimbíva ojope jope

A más que asaje ñanderavere

Ñanembohy’ái ñanemboy’uhéi

 

Ostira ostiráma algún alimento

Ku ñahenoiháicha terere rupa

Fariña kyra, tortilla, chipa

Ipepogua’ŷrô pe ype rova

 

Terere seva ho’ysâporâva

Pe ipohevéva tove toitykua

Terere jere pohâ ro’ysâ

Ogueru tory, ñanembovy’a

Ñañe’ê de fútbol, de amor y placeres

Ha erúke la talla japuka haĝua

 

Terere jere, pohâ ro’ysâ

Ñanemohesâi, ñanembojora

Ko mba’e hete ñanemba’etéva

Ñande Paraguáipe aníke o-faltá

 

ooo000ooo

 

LEY 4261/2011

QUE DECLARA PATRIMONIO CULTURAL Y BEBIDA NACIONAL DEL PARAGUAY AL TERERE

EL CONGRESO DE LA NACION PARAGUAYA SANCIONA CON FUERZA DE LEY

Artículo 1°.- Declárase patrimonio cultural y bebida nacional del Paraguay al Terere.

Artículo 2°.- Institúyase el último sábado de febrero de cada año como el “Día Nacional del Terere”, con el objetivo de proteger y fortalecer la identidad nacional.

Artículo 3°.- Facúltase a la Secretaría Nacional de Cultura, a coordinar sus planes, programas y proyectos para fomentar la protección y difusión nacional e internacional del Terere.

Artículo 4°.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Aprobado el Proyecto de Ley por la Honorable Cámara de Senadores, a dieciocho días del mes de noviembre del año dos mil diez, quedando sancionado el mismo, por la Honorable Cámara de Diputados, a dieciséis días del mes de diciembre del año dos mil diez, de conformidad a lo dispuesto en el Artículo 207 numeral 1) de la Constitución Nacional.

Víctor Alcides Bogado González, Presidente, H. Cámara de Diputados

Jorge Ramón Avalos Mariño, Secretario Parlamentario

Oscar González Daher, Presidente, H. Cámara de Senadores

Blanca Beatriz Fonseca Legal, Secretaria Parlamentaria

Asunción 7 de enero de 2011

Téngase por Ley de la República, publíquese e insértese en el Registro Oficial.

El Presidente de la República, Fernando Armindo Lugo Méndez

Luis Alberto Riart, Ministro de Educación y Cultura

 

 

Por Guarani
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios

Presentación

Crear un Blog

Calendario

September 2014
M T W T F S S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
<< < > >>
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados